El Hollandia

El barco

El Hollandia fue construido en 1901 como barco de vela para transporte de mercancías y convertido en 1973 en un velero tradicional para pasajeros. Tras varias remodelaciones, podemos decir sin lugar a dudas, que el Hollandia es uno de los barcos de vela más elegantes en los que puedes navegar.

Gracias a su diseño, su relativamente pequeño calado y sus características para navegar, mejoradas año tras año, el Hollandia está perfectamente equipado para una maravillosa aventura, especialmente en el Waddenzee, ese increíble mar que nos atrae como un imán.

En cuanto al espacio del que disponen nuestros invitados durante su estancia a bordo, estamos orgullosos de decir que todas las personas con las que hemos navegado se han sentido como en su propia casa. El Hollandia tiene 6 camarotes para acomodar a 16 personas, 2 cuartos de baño, 1 espaciosa ducha y un gran área de cocina y sala de estar, donde puedes disfrutar de la compañía de tus familiares y amigos.

Debido a las precauciones que debemos tomar derivadas de la situación generada por el Coronavirus, nos vemos obligados a restringir el número de personas a bordo. Durante esta extraordinaria situación, el número máximo de grupos permitidos es de 4, con un máximo de 12 personas.

Puedes revisar los planes que hemos preparado para ti y tu familia en el apartado de "Planes de viaje".

La temporada de vela con nuestros invitados empieza en Abril y termina en Octubre. Nos gustaría que fuera más larga, pero las condiciones climatológicas no son propicias y navegar no resultaría tan agradable.

Antes y después de la temporada, nos dedicamos a competir -y a disfrutar- con colegas en diferentes regatas, como "Slag in de Rondte", "Beurtveer", "Pieperrace" or "Waddenrace", donde ponemos a pruebas los límites del barco y nuestra capacidad de resistencia durante días de navegación sin pausa. El resto del año nos dedicamos a la puesta a punto del barco para las próximas temporadas, haciendo pequeñas reparaciones, pintando, añadiendo mejoras... Y, por supuesto, a disfrutar de un merecido descanso.

La tripulación

Evelien Prins ¡Hola! Mi nombre es Evelien y soy vuestro capitán y anfitrión a bordo. Aquellos que ya me conocen, saben de mi pasión por la vela, el viento y el agua.

Todo empezó cuando buscaba un cambio en mi vida tras graduarme como orfebre en 1996; empecé a navegar como marinera en diferentes barcos y fue entonces cuando descubrí mi pasión. El camino desde ahí a estudiar para convertirme en capitán fue realmente corto. Tras obtener la acreditación como capitán, y tras un año en el "Vrouwe Johanna", no tuve ninguna duda acerca de que éste iba a ser mi modo de vida; así que en el año 2000, cuando me enteré de que el Hollandia estaba en venta, no lo dudé ni un momento y me lancé a la piscina, el mar en este caso.

Desde entonces han pasado más de 20 años, durante los cuales mi deseo de navegar ha ido creciendo cada día, a la vez que he tratado de transmitir esta pasión a todos aquellos con los que he tenido el placer de navegar. Quizás lo haya conseguido, pero no me corresponde a mí decirlo...

El trabajo en un barco no es sencillo, por ello tenemos un marinero o marinera a bordo que dirige las maniobras necesarias en cubierta, instruye a los huéspedes y se asegura de que todo se realice de forma segura. Ellos son las manos y ojos del capitán en la proa y, a la vez, estudiantes en la mejor escuela de navegación que existe: el mar. Los capitanes consideramos que es nuestra tarea dar a los y las marineras la oportunidad de aprender y ganar experiencia en su camino para convertirse en capitanes, y en ese camino, el Hollandia es uno de los mejores barcos para aprender: práctico y manejable, y con un capitán capaz de dejarles llevar el timón.

La tripulación ¿Y tú? Puede sonar a locura, pero una vez a bordo, tú también puedes formar parte de la tripulación. Transmitirte la magia de navegar es nuestra mayor inquietud, y ¿qué mejor manera de conseguirlo que hacerte partícipe de lo que ocurre en el Hollandia desde el momento en que salimos del puerto? Todo nuestro conocimiento está a tu disposición desde el momento en el que quieras participar activamente de esta aventura. Por supuesto, si tan solo quieres relajarte y disfrutar sin más, estaremos encantados de hacer de tu viaje el más placentero de los viajes.

Ni que decir tiene que los niños y las personas con algún tipo de discapacidad también son bienvenidos a bordo. Si nos informas previamente acerca de su presencia, podremos preparar el barco de forma que su estancia sea los más confortable y segura posible.